Commando – Autobiografía Oficial de Johnny Ramone

images

Tal día como hoy en 2004, nos dejaba, por culpa del malnacido cáncer, John Williams Cummings, conocido como Johnny Ramone, icono y leyenda por derecho propio del movimiento punk. Con la lectura todavía fresca en mi cabeza de su autobiografía oficial traducida al castellano, Commando,  hoy es un buen día para recomendaros este libro, prácticamente de carácter obligatorio para los amantes del punk y del rock en general.

En Commando, Johnny nos abre las puertas de su casa, más de las que nunca se las abrió a sus colegas de grupo. Al igual que sus canciones, la narrativa es sencilla y entretenida. Herencia de la cultura americana de la década de los 50, el guitarra habla abiertamente de su enorme afición hacia la música, el cine de terror y el béisbol.
Johnny no fue un punk corriente, su peculiar forma de ver la vida le convirtió en el contrapunto a sus colegas de generación. Mientras el movimiento estaba marcado por la anarquía y el descontrol, el Ramone era todo lo contrario: autoritario casi dictatorial,  serio y patriota, muy patriota.
commando-autobiografia-de-johnny-ramone-975001-MLA20252003457_022015-F

Gracias a su carácter autoritario, se convirtió desde un principio en el jefe de la banda, siendo el contrapunto  necesario para hacer contra peso a las locuras mentales del bueno de Joey y los vicios descontrolados de Dee para crear la leyenda Ramones. A modo de ejemplo de auto disciplina y control, antes de la creación del grupo, golpeó a Joey por llegar tarde a una cita para ir al cine, demostrando que la puntualidad era motivo de castigo.

Su forma de ver la vida era seguir en línea recta, con constancia en el trabajo y ser fiel a uno mismo para poder forjar una marca. Enorme como explica el desprecio hacia su álbum End of The Century, desde el sonido más comercial del álbum por culpa del productor Phil Spector, hasta la portada donde por primera vez se veía al grupo sin chupa de cuero, en esta ocasión con jerseys de colores.

El amor incondicional hacia su patria, los Estados Unidos de Ámerica, le  hacía cegarse ante cualquier gira fuera de su país. Odiaba cualquier país o ciudad sin escrúpulos, enorme el momento que relata la parada del autobús de gira para visitar el monumento patrimonial de Stonehedge,  maldiciendo a todos los que bajaron a visitarlo e impidiendo a su novia bajar del autobús.

Triste final donde no se nota ni un ápice de cariño hacia el resto de sus compañeros, ni en el concierto de despedida en L.A. (cabreado con Joey por no querer hacer unos últimos shows por Sudamérica que les hubiera reportado unos cuantos de miles de dólares ) ni en la inducción en el Rock And Roll Hall of Fame, con Joey ya tristemente descansando en paz.

La actitud y fuerte personalidad de Johnny le convirtieron en genio y figura y desde 2004 es una estrella más en el firmamento rockero. GABBA GABBA HEY JOHNNY

Como apunte final, recomiendo encarecidamente complementar la lectura junto al documento escrito On the Road with the Ramones , escrito por los roadies que acompañaron al grupo de gira, y por supuesto visionar el documental End of A Century.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s